celebrities

Joe Pérez-Orive: "En 'Operación Triunfo' soy como la Cenicienta, el último"

Puede que, hasta este momento, su nombre no os suene de nada, pero está dispuesto a demostrar, desde su posición de jurado, todo lo que sabe de la industria de la música.

Lleva toda su vida dedicado a la música y acaba de ser nombrado jurado de la edición más esperada de 'Operación Triunfo' (TVE). Sabe que es una responsabilidad, pero está acostumbrado a lidiar con las más grandes estrellas de la música actual.

A sus 43 años, Joe Pérez-Orive quiere ser crítico con los concursantes para que aprovechen una oportunidad única. Divertido, cercano y siempre sonriente, no pretende ser un villano, pero dice que no dejará pasar ni un error en el escenario.

Casado y padre de tres hijos, el primer consejo de cara al concurso se lo dio su madre. Se ha cortado –un poco– el pelo. Cantante, músico, especializado en derechos de autor y director de marketing de Live Nation, es el menos conocido de una mesa del jurado que compartirá con Mónica Naranjo y Manuel Martos. De sus cinco discos, nos recomienda The eskimo’s bed para acompañar esta entrevista. La primera pregunta es evidente.

Corazón Cuéntanos, ¿quién es Joe Pérez-Orive?

Joe Pérez-Orive En 'OT' soy como la Cenicienta, el último. El menos conocido. Pero como ser humano, soy un apasionado de la música. Alguien que nació por y para aportar algo a la música, que es lo que llevo intentando hacer desde bien pequeño. Ya de joven encontré hueco en ese mundo, organizando pequeños conciertos en salas. De ahí salté a llevar el marketing del Hard Rock Café. Después trabajé en varias discográficas, pero cuando llegó todo lo digital, el mp3 y todo eso, salí corriendo y me especialicé en derechos de autor. De ahí volví al mundo del directo, pero ya en primera división. Hoy soy director de 'marketing' de Live Nation, la mayor empresa de entretenimiento en directo del mundo.

C. En la actualidad, ¿sigues siendo más analógico que digital?

J.P.O. Siempre. Creo que lo digital ha traído muchas cosas buenas, pero se ha perdido la conexión emocional de la música. Nos hemos quedado en la conexión digital. Me entristece no ver caras desde los escenarios, veo pantallas. Soy más de momentos que de grabaciones. Es de locos. La gente hasta decide sus vacaciones según si hay conexión o no. Los conciertos son oportunidades únicas. No creo que volvamos a ver a Paul McCartney pronto en Madrid y muchos estaban más preocupados en compartir la foto o el vídeo para demostrar que estaban allí, que de disfrutar el momento.

C. Acabas de sacar tu quinto disco. Empezaste muy a lo Elvis, luego tuviste una etapa crooner y ahora muy instrumental.

J.P.O. Sí, mi carrera musical siempre ha sido muy egoísta. Mi nombre artístico ya es una declaración de intenciones: Lonely Joe. Nunca he querido tener ningún tipo de repercusión mediática, mi música es oscura y con poco marketing (risas). Soy como el que hace una maqueta de barco, disfruta haciéndola durante meses y, luego, la guarda en el garaje. Como un niño con un Lego.

C. Pues si tu actitud es esa con tus discos, ¿qué vas a aportar a 'OT'?

J.P.O. Uy, para conocer el bien hay que conocer el mal. Mi intención es enjuiciar y pulir los errores que se cometen en el directo. No me meto en el día a día de la academia ni de los concursantes. Yo valoraré ese día, el día de la gala. Ese momento. Si ese día te traicionan los nervios, voy a ir a por ti. Puedo aportar la experiencia y la fuerza de mi trabajo en Live Nation, que es el directo. Aportaré los conocimientos suficientes para que rectifiquen esos errores de forma motivadora y positiva.

Seré implacable cuando alguien lo haga mal"

C. ¿Quién y por qué piensa en ti para jurado? Tu trabajo no está cerca de la televisión.

J.P.O. Bueno, pero sí del show. Últimamente hemos traído a España a Gun’s N Roses, Paul McCartney, Bruno Mars o el Circo del Sol. Creo que había un interés por buscar perfiles profesionales de la industria musical desde Gest Music. Si piensas en los directos, el Real Madrid somos nosotros. Me lo propusieron y me atrajo. Con toda la responsabilidad que conlleva, porque no es un concursillo. La cultura musical de España pasa por muchos de los participantes que han tomado parte del concurso. Bisbal, Manu Carrasco, Rosa, Chenoa o Bustamante llenan estadios y salen de España. Es decir, representan parte de nuestro legado cultural. No es tontería, la responsabilidad es muy grande. O así lo veo yo.

C. ¿Eras fan del programa?

J.P.O. Seguí la primera edición de manera continua. Las demás, algún capítulo que cogía, pero sin la ansiedad de la primera. Yo era un joven indie que solo escuchaba música alternativa, pero me atrajo la novedad y el componente humano. Me gusta el entretenimiento para provocar sensaciones y ese programa lo logró, aunque no fuera mi estilo de cabecera. Nunca llegué al punto fan.

C. Siempre que pensamos en el jurado buscamos el malo de OT. ¿Habrá en esta edición? Las quinielas apuntan a que tú tienes todas las papeletas para ello?

J.P.O. Si te hablo desde el marketing, el villano funciona siempre más que el héroe. Es decir, Darth Vader tendría más likes que Luke Skywalker (risas). Pero no hay mucha opción, yo no voy a ser un villano impostado. Quiero ser justo. Seré implacable cuando alguien lo haga mal. Las cosas que hacen bien ya se las dicen en su entorno o las saben. Quiero sacar los fallos y debilidades para que aprovechen la academia y las pulan. Habrá momentos de villano, pero también de superhéroe. Voy a sumar. El programa quiere recuperar la magia que tenía la primera edición, en la que quienes opinaban eran gente formada para ello.

C. Una de las grandes expectativas es el hecho de que, en esta edición, existen las redes sociales. En el inicio, no. ¿Cómo llevas las críticas en la red?

J.P.O. Por mi trabajo tengo relación estrecha con las redes. Con los conciertos que organizamos y con las crisis que hayamos tenido. Aprendí mucho a escucharlas, por ejemplo, con el cambio de cantante de AC/DC. Hubo mucha tensión y lo entendí. Aprendí a lidiar con los haters. A nivel personal no tengo mucha experiencia. Pero tendré que ponerme las pilas, porque creo que va a haber un chat en directo y una interacción al segundo durante todo el programa. ¡Tendré mi móvil en la mesa aunque no tengo Twitter!

Joe Pérez-Orive y Jota Abril, frente a frente en la entrevista de 'Local de esnsayo'.
Joe Pérez-Orive y Jota Abril, frente a frente en la entrevista de 'Local de esnsayo'.

C. Pues hay que hacerse uno ya mismo...

J.P.O. Te tomo la palabra. ¡Incluso, estaría bien que me enseñaras a hacerlo! (risas). Nunca me ha llamado mucho la atención, porque pensaba que Facebook era suficiente. Tengo Instagram y poco más. Pero prometo hacerme un perfil de Twitter antes del arranque del programa.

C. Hay muchas expectativas con la vuelta de OT a TVE. ¿Cómo va a ser el espacio en sí?

J.P.O. Esta edición retoma el espíritu de la primera entrega y lo adapta a un mundo mucho más desarrollado tecnológicamente. No me habría metido en el proyecto si no pensara que va a funcionar muy bien. La interacción con los espectadores va a ser fundamental. Y hay una cosa clave: el nivel de los aspirantes es altísimo. Asusta. Va a haber mucha competición. Creo que el aspecto diferenciador será el alma de los concursantes, lo que los andaluces llaman duende. En cuanto a la gala, te puedo decir que, de todos los que accedan a los 'castings' finales, solo unos pocos llegarán al primer programa. Y, de ellos, no todos entrarán en la academia. Las nominaciones en cada gala serán cuatro y luego dos serán salvados por directores y compañeros.

C. ¿Qué es lo que no vas a permitir, de ninguna manera, sobre el escenario?

J.P.O. Varias cosas. No me gusta la falta de naturalidad en el escenario. Lo de fingir una expresión o lo que no se es. No es positivo. Y tampoco me gusta nada que alguien tenga que cantar en inglés y que parezca que lo hace en arameo. No es requisito no saber idioma, pero hay tiempo para prepararse las canciones y hay que pronunciar bien. Decir palabras que uno no reconoce es como tocar la guitarra en una escala que no es. En otras ediciones se ha pasado por alto y yo no lo voy a hacer. En cuanto a estilos musicales, respeto todos. Pero a nivel personal no me gusta que hayamos pasado de las letras de Roy Orbison a las de Maluma. Puede sonar antiguo, pero creo que se ha perdido el norte con ciertas letras, incluso machistas, de algunos estilos actuales.

C. ¿Cómo es tu relación con Roberto Leal, el elegido para presentar 'OT'?

J.P.O. Pues mira, a Roberto lo conocí camino del FesTVal de Vitoria. Me cayó muy bien. Un tío grande en todos los aspectos, simpático y muy educado. Nos reímos mucho. Creo que nos vamos a llevar muy bien. Estoy convencido de que va a llevar el programa genial.

Si el día de la gala te traicionan los nervios, iré a por ti"

C. Y el resto del jurado, ¿cómo lo ves?

J.P.O. Pues la primera impresión, buenísima. Mónica es una persona a la que, obviamente, hay que respetar, porque tiene unas aptitudes vocales y encima del escenario que no se las puedes negar. Y luego tiene esa magia y ese sarcasmo especial que le va a venir muy bien al programa. Y Manuel es encantador. Va a ser el personaje más estable, sabe mucho de la industria y es el yerno que toda madre querría tener (risas). Habrá una silla vacía en la que, semanalmente, rotará un miembro nuevo del jurado.

C. Me queda preguntarte por la directora, no Nina, sino Noemí Galera.

J.P.O. (Risas) Noemí me encanta. Es una mujer con carácter y que va a tener a la gente rígida en la academia. Eso es muy importante, porque es el entrenamiento de lo que vamos a juzgar. Su papel es el de hacer que la gente esté concentrada en lo musical. Tiene mucho potencial.

C. Te nombraba a Nina, porque hace poco, la que fue primera directora de la Academia de OT dijo: «La tarea de juez se la dejo a los atrevidos que, sin saber nada de lo que significa subirse a un escenario, se ven capaces de emitir juicios. Si me pidieran dar mi punto de vista técnico, iría, pero para ir a decir tonterías no me interesa». ¿Alguna valoración?

J.P.O. Al lobo no le quita el sueño lo que opinan las ovejas.

C. ¿Saldrás al escenario como Lonely Joe? Es decir, ¿te veremos cantar?

J.P.O. Espero que no (risas). Estoy en otra etapa. En otra forma de hacer música.

C. ¿Cómo han recibido en casa la noticia de que papá va a ser jurado de 'OT'?

J.P.O. Mira, más que de mis hijos, te voy a contar lo que me pasó con mi madre, que es genial. Lo primero que me dijo cuando le conté la noticia fue: "Hijo, córtate el pelo inmediatamente". Lleva 20 años diciéndomelo. Y lo he hecho (risas). Esa fue su primera reacción. Luego ya, todos encantados. Es un reconocimiento a una carrera profesional.

Seguro que también te interesa...

La Academia de 'OT' coge forma

Roberto Leal: "Lo que gusta es mi naturalidad"

Las novedades de 'Operación Triunfo'

Mónica Naranjo, Joe Pérez-Orive y Manuel Martos, jurado de Operación Triunfo 2017


Horóscopo