celebrities

José Fernando, incapacitado para ir a la cárcel: los detalles de su informe médico

La jueza quiere que José Fernando ingrese en prisión. Sin embargo, un minuicioso informe médico, desaconseja que su internamiento en prisión. Lo explicamos.

La familia cree que Michu es mala influencia para él.
La familia cree que Michu es mala influencia para él. D.r.

La noticia de que José Fernando Ortega Mohedano podría volver a prisión ha caído como un jarro de agua fría en su familia. La jueza del juzgado número de Sevilla revocaba el fallo que libraba de la cárcel al joven, de 24 años, debido a la reincidencia en su comportamiento delictivo. Una decisión polémica, escandalosa e injusta -que ya ha sido recurrida– que contrasta con el escrupuloso informe médico realizado de urgencia por el Juzgado número 4 de Alcobendas y que, en efecto, deja al descubierto la vulnerabilidad de José Fernando y su incapacidad para ser gerente de su propia vida.

El escrito forense, realizado en abril 2017, se adjuntó documentación sensible –testimonios familiares, analíticas, etc...– y la valoración de peritos psicotécnicos e informes médicos de la clínica López Ibor, de la Clínica Prisma, Instituto Médico Hipócrates y Proyecto Hombre de Salamanca en los que fue sometido a tratamientos e ingresos puntuales.

En el citado documento se hace un repaso minucioso a sus diversas adiciones algunas confesas públicamente –cerveza, cannabis, cocaína– y se pone de manifiesto que sufre, como él mismo confesó en televisión, una afectación psiquiátrica que, si bien no es la bipolaridad como él dijo, sí se trata de un trastorno límite de la personalidad que le impide tener una compresión lógica sobre lo que ocurre a su alrededor, así como para dominar sus emociones: "Su afectividad es lábil, no tiene pleno control de sus sentimientos y puede reaccionar de forma anómala ante comentarios o experiencias. No manifiesta carga de ansiedad. Memoria conservada con distorsiones en recuerdos de inexactos con mezcla de relaciones temporales que pueden contener fabulación".

Relaciones peligrosas

Los forenses hacen hincapié, también, en la incapacidad que José Fernando tiene para mantener relaciones afectivas de carácter sano y responsable: "Se observa en él poca capacidad de reflexión y sugestionabilidad en la que otras personas, si actúan generándole confianza, pueden intervenir de manera eficaz sobre su voluntad, la cual se aprecia débil e inmadura. Esta voluntad débil ofrece la posibilidad de que pueda ser inducido por la sugestión a cometer un delito, ser cómplice, obtener firmas para contratos, realizar un mal uso de su economía...".

En concreto, se centra en las relaciones sentimentales y sexuales que, según el escrito, podrían ser de riesgo dada su imposibilidad para discernir entre lo positivo y lo negativo y que, en efecto, ponen en riesgo no solo su integridad, sino la de terceros, implicándose en "relaciones intensas e inestables que pueden causar crisis emocionales, impulsividad peligrosa que le pueden llevar a despilfarros económicos, actividades sexuales no seguras, uso de sustancias, conducción temeraria, agresiones y consumo excesivo de alcohol u otras sustancias que empeoran este trastorno generando graves trastornos de conducta".

Es a este punto al que se acoge su familia para definir a Michu, madre de su hija, como una influencia negativa en su recuperación, para negarse a la continuidad de una relación tóxica que le impide tener una evolución médica estable y lineal. En la exploración con los forenses, el joven reconoce que los sentimientos hacia su «novia» no son positivos y la tacha de mentirosa: "También ha sido denunciado por malos tratos hacia su pareja, por lo que estuvo un mes en prisión en febrero de este año, dice que su pareja se lo inventa, que dice muchas mentiras y que ella le da muchos celos, que es muy abierta con los hombres y les manda fotos, que se ríe más con ellos que con él. Se considera una persona celosa".

Tutelado

A este respecto, 'Corazón' ha podido saber que, a pesar de los desmentidos, hasta el momento, sigue vigente la orden de alejamiento impuesta por la justicia el pasado diciembre cuando, tras una pelea en el domicilio que ambos compartían, Michu denunció haber sido víctima de violencia de género. La deformación de la realidad que sufre el joven es la que ha provocado que haya quebrantado, hasta en seis ocasiones, la orden judicial, ocasionándole un agravante en la presumible condena. Por ello, los forenses concluyen que debe ser incapacitado civilmente e ingresado en un centro de salud mental. Sobre todo, porque no es capaz de comprender la ilicitud de sus reiterados comportamientos.

"Su déficit intelectual sumado a su trastorno mental y el consumo de sustancias le limitan gravemente a la hora de conocer la trascendencia de sus actos así como en el control de sus acciones volitivas". Así pues, dada la dureza de los informes, los abogados y su familia coinciden en que es incongruente que un enfermo de sus características pueda ser juzgado y, mucho menos, permanecer privado de libertad. Fuentes solventes aseguran que el interés de la familia es que permanezca tutelado por la Comunidad de Madrid e interno en el centro psiquiátrico de Ciempozuelos, donde controlan sus desajustes y permiten que se mantenga emocionalmente tranquilo y alejado de compañías nada recomendables

Seguro que también te interesa...

La situación de José Fernando

Michu anuncia su boda con José Fernando

José Fernando debe volver a la cárcel


Horóscopo