mujerHoy

celebrities

Primer problema de protocolo en la boda de Meghan y Harry

Los expertos creen que si la pareja no invita al enlace al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría producirse un conflicto diplomático entre ambos países.

El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama junto con el príncipe Harry.
El ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama junto con el príncipe Harry. getty

Además de la preciosa historia de amor entre Meghan Markle y el príncipe Harry, casi un guión de película romántica, existe una lectura paralela que interpreta su enamoramiento como una razón más para que la tradicional ligazón diplomática entre Estados Unidos y Reino Unido se fortalezca más que nunca. Al fin y al cabo, nunca antes una estadounidense había estado tan arriba en el ranking de la realeza británica.

Precisamente debido a su histórica ligazón, comienzan a conocerse las tensiones que la lista de invitados de la boda entre el Príncipe y la actriz está ocasionando en los gobiernos estadounidense y británico. Los cuerpos diplomáticos de ambos países se temen lo peor: que los felices novios inviten a Barack y Michelle Obama, amigos personales de la pareja, y dejen en tierra a Donald y Melania Trump. La posibilidad de que el Presidente Trump se ofenda con el gobierno británico produce escalofríos tanto en Buckingham Palace como en el 10 de Downing Street.

Solo faltan algo más de cuatro meses para el enlace (fechado para el 19 de mayo) y seguramente hasta entonces no sabremos qué deciden finalmente los contrayentes. Todo parece indicar que Meghan Markle y el príncipe Harry tendrán que hacer caso a los expertos y no invitar a los Obama. Al menos, eso es lo que los asesores les están pidiendo, según informaciones publicadas en el periódico británico “The Sun”.


Horóscopo