mujerHoy

vivir

Cómo engancharte definitivamente al gym

Si sigues los siguientes consejos, lograrás volver de una forma más rápida a tu rutina en el gimnasio

Un grupo de amigas viendo fotos en el gimnasio.
Un grupo de amigas viendo fotos en el gimnasio. fotolia

La constancia, la hora a la que entrenas, tus conversaciones sobre tus actividades deportivas, el contacto con otras personas que entrenan y tu habilidad para equilibrar los horarios te ayudarán a recuperar la rutina de ejercicios que tan bien sienta a tu mente y a tu cuerpo.

Consejos:

  1. Conviértete en esa persona que va siempre a clase. Es muy fácil. Si lo que quieres es entrenar regularmente apúntate a las clases del gym con una frecuencia sistemática, digamos tres o cuatro veces por semana. Y no faltes nunca al menos durante los primeros tres meses. Con esta consistencia no solo conseguirás dominar mejor el entrenamiento en cuestión, irás progresando, notarás el cambio en el cuerpo y cuando menos te lo imagines ya estarás enganchado y no querrás perderte una clase. Ver mejoría es el mejor motor para seguir.
  2. Ve al gimnasio a primera hora. Si entrenas por la mañana antes de afrontar tu jornada laboral irás al trabajo con la sensación de que ya has hecho algo provechoso por tu cuerpo, es la oportunidad para generar la energía que necesitarás a lo largo del día. Hay que aprovechar el tiempo, y no importa que solo puedas entrenar quince minutos. Prepara la ropa la noche anterior y por la mañana no pierdas tiempo. Ve directo al gym.
  3. Hazlo público. Cuenta a tus amigos y a la gente del trabajo que te has apuntado al gym y cuáles son tus objetivos, haz un anuncio, cuélgalo en el corcho de la oficina. Así cuando vengan las horas bajas seguirás yendo al gym solo para evitar dar explicaciones o porque te sientes culpable.
  4. Haz amigos en el gym. Ahora te parecerá mentira pero llegará el día en el que entres por la puerta de tu club y la gente te irá llamando por tu nombre y tu irás saludado desde la recepción a los vestidores a todo el mundo, instructores y miembros del gimnasio. El día que faltes notarán tu ausencia, te mandaran un mensaje de WhatsApp porque te echan de menos. Hacer amigos en el gimnasio es la garantía casi absoluta de que no te vas a perder en los entrenamientos.
  5. Encuentra el equilibrio. No te conviertas en un adicto al gimnasio y busca cómo quemar calorías en tu vida diaria, puedes hacer largos paseos, subir las escaleras, ir andando al trabajo, así no te sentirás culpable si un día faltas al gym y no crearás demasiada dependencia de tu entrenador.

Además...

- Cómo lo hacen las que se 'enganchan' al gimnasio

- Los (falsos) mitos del fitness

- Los 10 niveles del fitness... ¿En cuál estás tú?

Horóscopo