mujerHoy

vivir

Mi bebé tiene mucho hipo, ¿qué hago?

Se trata de un fenómeno natural que comienza a disminuir a partir de los seis meses. ¿Puede dañar al pequeño?

Un recién nacido con su madre.
Un recién nacido con su madre. getty

Es muy posible que, incluso antes de nacer, tu bebé tuviera hipo y notaras cómo tu barriga daba pequeños saltitos rítmicos. El hipo es un espasmo involuntario de diafragma, el músculo que se encuentra en la base de los pulmones. A la vez se produce el cierre de las cuerdas vocales, lo que produce ese característico sonido de ¡hip!

Tras el nacimiento, la mayoría de los bebés tienen hipo varias veces al día. Los periodos de hipo pueden durar entre 10 y 15 minutos y aunque causan preocupación a los padres, vaya por delante que no provoca ningún tipo de dolor a los recién nacidos. Se trata de un fenómeno natural que comienza a disminuir a partir de los seis meses.

Las causas que se barajan del hipo prenatal tienen que ver con la preparación del feto para la respiración fuera del útero. Tras el nacimiento, una presión excesiva sobre el diafragma por tener muy lleno el estómago puede desencadenar el hipo, pero también puede aparecer por un cambio brusco de temperatura, después de una crisis de llanto, tras una regurgitación o por tragar mucho aire.

De hecho, es muy habitual que los bebés traguen aire por comer muy rápido, al tomar el biberón o sencillamente porque el cardias, la válvula que comunica el esófago con el estómago, no se cierre perfectamente al no estar completamente maduro.

Así pues, las causas son naturales y en tanto que no causa molestia ni dolor al bebé no es necesario consultar con el médico salvo en casos extremos como cuando el hipo dura varias horas o si el pequeño se muestra intranquilo, tiene fiebre o llora continuamente.

Para evitarlo:

  • Deja a tu bebé en posición vertical para ayudarle a eliminar el aire cuando termine de mamar.
  • Evita los cambios de temperatura. Mantén a tu pequeño abrigado.
  • Ayúdale a comer más despacio. Para ello puedes hacer pequeñas pausas durante la toma.
  • Procura que no tenga mucha hambre a la hora de comer.

Para eliminarlo:

  • Alimentar al bebé favorece que desaparezca el hipo por lo que lo mejor es ofrecerle el pecho o el biberón. Incluso se le puede dar una cucharadita de agua poco a poco.
  • También se le puede dar un masaje en la espalda para favorecer que expulse los gases que pueden ser causa del hipo.
  • ¡Y claro! Si le preguntas a alguna persona mayor, puede que tu hijo termine con una pelusa pegada en la frente. No está demostrado que funcione, pero a las abuelas siempre sí les convence.

Horóscopo