mujerHoy

vivir

Bullet journals: diarios artesanos en la era 3.0

Tienen encanto del do it youtself y la utilidad de un Google Calendar. Son las nuevas agendas hechas a mano, una manera artística de recordar tareas que sus fans fotografían y comparten en las redes... ¿Una idea retro? No, a la última

Las posibilidades de estas agendas son infinitas. Arriba, ejemplos de cómo organizar agendas diarias, seguimiento de buenos propósitos, listas de películas y libros interesantes y análisis crítico mensual de logros y métodos mejorables.
Las posibilidades de estas agendas son infinitas. Arriba, ejemplos de cómo organizar agendas diarias, seguimiento de buenos propósitos, listas de películas y libros interesantes y análisis crítico mensual de logros y métodos mejorables. d. r.

El fenómeno de los bullet journals le viene como anillo al dedo a los fetichistas de las plumas, libretas, bolígrafos, y material de papelería; también a los que se suelen ahogar en un mar de tareas y recurren a las listas intentando calmar sus nervios; o bien a aquellos que dibujan de manera compulsiva hasta en las servilletas. Pero, sobre todo, los bullet journals hacen furor entre los que pasan horas apuntando citas y notas en la agenda del iPhone... para después olvidarlas, ponerlo en modo silencio e ignorar sus insistentes pitidos. Porque, sinceramente, da igual cuántas apps inventen para ordenar tu vida: al final hay cosas, como hacer (y cumplir) listas de tareas, que siguen funcionando mejor cuando están escritas en papel.

El enemigo es la distracción. Crear una ayuda

La fiebre de estas agendas artesanales se extiende por todas las plataformas sociales: más de 700.000 entradas en Instagram, infinidad de sugerencias en Pinterest e innumerables tutoriales en YouTube. El grupo "Efecto Bullet Journal en Español" de Facebook cuenta con más de 7.000 miembros. Es la gran contradicción de esta tendencia: los bullet journals se hacen a mano y son artesanales, pero se comparten en la red. Ryder Carroll, un diseñador de producto que ha trabajado para Adidas o The New York Times, es el inventor del concepto de bullet journal. A él, este método le ayudó a hacerse cargo de su trastorno de déficit de atencióny, de rebote, ha servido a muchos otros a tomar mejores decisiones sobre su manera de emplear el tiempo y organizarse.

La charla TED que Carroll colgó el pasado mes de enero supera ya los 28.000 visionados, prueba del interés que suscita cualquier estrategia que nos mantenga en el camino de la productividad. Su conferencia comienza con una frase definitiva: "No podemos atribuirnos el mérito de una puesta de sol, pero sí el de estar allí para verla, el de las decisiones que tomamos para permitirnos disfrutar de ese momento".

Tiempo para ganar tiempo

Sin embargo, muchas trabas nos separan de tomar esas buenas decisiones, especialmente el cansancio de decidir y el estrés. "Estamos superados por las elecciones de cada día -dice Carroll-. La libertad de elegir es un privilegio que viene con un alto coste, porque cada elección requiere energía y tiempo. Es estresante. Cuando no podemos pensar claramente, nos bloqueamos. Necesitamos crear espacios para pensar".

Sus bullet journals permiten llevar a cabo el proceso de ordenar la mente, para que florezca la curiosidad natural por los asuntos que nos interesan, en lugar de enterrarla en una montaña de ruido. El enemigo es la distracción y nuestra nueva mejor amiga, la reflexión. Confeccionar una agenda de tareas pone en marcha un proceso de autoconocimiento que termina reflejado en una especie de mapa que no termina jamás; conforme avanzamos, añadimos nuevas tareas y objetivos. Pero, al principio, lo que debemos averiguar es simple: qué cosas necesito hacer, debería hacer o quiero hacer. Esas listas serán la base de nuestro inventario mental, que se plasmará en nuestra libreta.

Cada una de esas tareas irá depurándose con preguntas: ¿es una tarea importante o una responsabilidad que me autoimpongo? ¿Es vital para mí o para mi familia? ¿Qué obstáculos la dificultan? ¿Puedo cumplirla en un mes o debo dividirla en varios retos? Así, un bullet journal puede ser una hoja de ruta para un año o contener retos más humildes, como una dieta para un mes o un programa de estudio para un trimestre. Algunas personas lo usan como registro de las series que ven o de los libros que leen y son, también, perfectos para llevar la contabilidad si queremos ahorrar.

Una vez que hemos decidido qué tipo de agenda queremos y hemos resuelto el trámite de elegir libreta y bolígrafos, debemos fijar iconos para tareas, eventos o notas. También podemos establecer símbolos para indicar si la tarea es priorit aria o si la nota se refiere a una idea. Es importante crear un código de colores o llamadas para las metas que no se han cumplido (si vemos que retrasamos algo de forma reiterada, eso nos hará pensar).

@nuriavales. Su perfil de Instagram (con más de 12.000 seguidores) va dando cuenta de sus progresos con su bullet journal (no te pierdas su página preferida de 2017, preciosa)... y de las oposiciones que está estudiando.
d. r. @nuriavales. Su perfil de Instagram (con más de 12.000 seguidores) va dando cuenta de sus progresos con su bullet journal (no te pierdas su página preferida de 2017, preciosa)... y de las oposiciones que está estudiando.
@nunusite. Nuria Prieto mezcla distintas técnicas en su agenda artesanal y aplica el método a su diario de embarazo. Además, tiene un canal de YouTube (nunsite) en el que va mostrando cómo trabaja sus bullet journals.
d. r. @nunusite. Nuria Prieto mezcla distintas técnicas en su agenda artesanal y aplica el método a su diario de embarazo. Además, tiene un canal de YouTube (nunsite) en el que va mostrando cómo trabaja sus bullet journals.
@lollipop23p. Kazu es una beauty vlogger con un gusto impecable para la decoración de libretas. Todas sus páginas son geniales. Atención a sus opiniones sobre distintos tipos de trackers, métodos de seguimiento de retos.
d. r. @lollipop23p. Kazu es una beauty vlogger con un gusto impecable para la decoración de libretas. Todas sus páginas son geniales. Atención a sus opiniones sobre distintos tipos de trackers, métodos de seguimiento de retos.
estudioavellana.com. Sara, una economista experta en orden que imparte cursos on line para aprender a organizarse, utiliza diferentes técnicas para guardar recuerdos e impresiones y organizar su tiempo.
d. r. <description>estudioavellana.com. Sara, una economista experta en orden que imparte cursos on line para aprender a organizarse, utiliza diferentes técnicas para guardar recuerdos e impresiones y organizar su tiempo.

A golpe de vista

Las primeras dos páginas nos servirán para avanzar, a golpe de vista, lo que nos espera a lo largo de un año. Se trata de ver esos 12 meses a la vez, indicando qué objetivos o acontecimientos importantes nos esperan en cada uno. Entregas de proyectos, fechas de matrícula, calendarios de exámenes, plazos de pago, cumpleaños, viajes, visitas al médico, vacunas, ahorros... A continuación, dedicaremos dos páginas a cada mes. Lo habitual es dibujar el calendario, y añadir tres bloques para tareas, objetivos y notas. Se trata de ir de lo macro a lo micro, de forma que los objetivos que nos marcamos anualmente queden expresados en tareas mensuales y, luego, semanales. Porque podemos acercar aún más la lupa y utilizar cuatro dobles páginas de la agenda para otras tantas semanas del mes (o cinco), marcándonos las tareas fijadas para cada día.

Es perfecta como hoja de ruta anual, como diario de dieta o como plan de ahorro

A partir de ese esquema básico, la libertad es total: creatividad y estilo personal son las claves. Beleth, bloguera en Book Eater y Jane Eyre´s Library, ha añadido un mood mandala (mandala del humor) en su bullet journal: círculos concéntricos, uno por cada día del mes, que colorea en función de su estado de ánimo. Tiene otras ideas geniales, como una estantería para ir poniendo los libros que lee. Noelia y Lara, del blog cosasmolonas.com, detallan qué materiales son idóneos (recomiendan libretas numeradas y punteadas, como las Leuchtturm1917 o las Moleskine Classic), colores neón, adornos de washi tape, mininotas adhesivas o sellos acrílicos. Importante: además de un buen rotulador o bolígrafo, una regla flexible. ¿A qué esperas?

También te interesa:

Éstas son las series del momento

¿Qué tomo para el estrés?

Las Apps que simplifican tu vida


Horóscopo