mujerHoy

vivir

Bronca, insultos y un cólico nefrítico en Supervivientes

La discusión entre Laura Matamoros y José Luis llevó a una audiencia record al programa de Telecinco.

José Luis, con la bolsa de suero, en la palapa de Superivientes tras sufrir un cólico nefrítico.
José Luis, con la bolsa de suero, en la palapa de Superivientes tras sufrir un cólico nefrítico. TELECINCO

"Lo único que me quedaba por hacer en televisión era dar paso a alguien sondado", bromeaba Jorge Javier Vázquez ayer, durante la gala de nominaciones y expulsiones de Supervivientes. Se refería a Jose Luis, el cocinero de Albacete, quien ayer sufrió un cólico nefrítico justo mientras le estaba cayendo una gran bronca, con gritos e insultos, por parte de Laura Matamoros. La explosión de la concursante fue tal, que el programa detuvo su curso para seguir en directo la avalancha de improperios. Total: nuevo récord de audiencia para el programa: un 27,9% de share.

Matamoros llamó a Jose Luis "manipulador", "víctima", "mentiroso", "sinvergüenza", "inculto" y "cerdo", entre otras lindezas. En su percepción, el cocinero y superviviente casi perfecto se las arregla para parecer el colmo del compañerismo frente a las cámaras pero, en realidad, es un aprovechado. "El único que tiene aquí un corazón puro es Alejandro y con él me quedo. A los demás os puede el dinero", sentenció la joven. Era cuestión de tiempo que Laura abandonara la discreción en el programa, aunque el hecho de que lo hiciera en una conexión en directo dice mucho de su tacticismo televisivo.

En plena lluvia de insultos y recriminaciones, con Laura incluso levantándose de su lugar para encarar al cocinero, vimos cómo este se levantaba justo antes de el paso a publicidad. A la vuelta, Jorge Javier se limitó a decir que había un problema técnico en el plató de Honduras. Poco después ya admitió que Jose Luis sufría un cólico y que los médicos le estaban atendiendo. Lo que sucedió después fue que un José Luis visiblemente afectado y temblando, enchufado a un vía de suero y calmantes, volvió a aparecer en pantalla para recibir la noticia de que había sido salvado por el televoto, mientras que su compañero Iván le sostenía como podía.

Pero ese no fue todo el periplo del enfermo frente a las cámaras. Además de aparecer para recibir el veredicto de la audiencia, luego tuvo que nominar. El show televisivo no debe detenerse por una "minucia" médica. Con el gesto contraído por el dolor y sufriendo mareos, Jose Luis culminó su heroica hazaña de la noche, convirtiéndose en el mártir del programa y dejando a Laura Matamoros el incómodo papel de verdugo simbólica.

La imagen de un José Luis respirando con dificultad (“como Darth Vader”, describió el bromista Jorge Javier, quien seguramente pensaba en la audiencia que el trance les depararía), parecía más propia de una sátira televisiva que de un concurso real. Tenía además lugar frente a la mujer de José Luis, quien paso de cierta preocupación a presenciar el cólico nefrítico de su marido en vivo y en directo, desde Madrid. La mujer no le echó dramatismo a la cosa, al contrario. Se limitó a decirle a su marido un breve “cuídate” y a animarle a seguir adelante.

José Luis fue conducido, al terminar sus nominaciones eso sí, al hospital, mientras Alejandro le designaba como tercer nominado de la noche junto a Laura y Gloria Camila. Para entonces, Kiko ya había llegado a la casita del árbol donde le esperaba un muy zen Bigote Arrocet, quien terminó con un pasaje de vuelta a Madrid en el bolsillo. El domingo veremos toda la secuencia de la bronca entre Laura y José Luis, una que probablemente ha decidido el concurso.


Horóscopo