mujerHoy

vivir

Actrices con carácter y talento

Tienen instinto y se dejan la piel en cada personaje. Ahora estrenan 'La niebla y la doncella', mientras charlan en torno al éxito, la pareja y la existencia más allá de la ficción.

Las actrices Verónica Echegui, Aura Garrido y Marian Álvarez.
Las actrices Verónica Echegui, Aura Garrido y Marian Álvarez. Pedro walter

Madrid

"La verdad es que no se montó demasiado follón", afirma Verónica Echegui sobre su posado en topless con la modelo y actriz Alba Galocha para protestar contra la censura del cuerpo femenino en las redes sociales. "Lo que más se comentó fue que conté en Instagram que una vez un representante me dijo que con el pecho que tenía no iba a trabajar mucho", continúa. "¿Y no le has llamado y le has soltado: "Yo tengo tres nominaciones a los Goya, ¿y a ti cómo te va?", añade sarcástica Aura Garrido.

[VER VÍDEO] QUIM GUTIÉRREZ, UN SARGENTO EN 'LA NIEBLA Y LA DONCELLA'

La conversación deriva en un intenso debate sobre la maternidad y la lactancia ("Cada mujer debería poder hacer lo que quisiera, pero se nos cuestiona absolutamente todo", interviene Marian Álvarez); el pelo de Verónica ("¿No os parece que es como de señora? Es que me lo estoy dejando crecer y no lo soporto", afirma); y la relación de amor-odio con el móvil y otros artilugios.

En ocasiones, las sesiones de fotos se convierten en una animada tertulia en la que nadie parece tener prisa por colocarse frente a la cámara y esta es una de ellas. Las actrices, agentes, jefas de prensa y estilistas convierten el camerino en un improvisado gineceo en el que todas opinan y el paciente fotógrafo renuncia a poner orden. Ni siquiera el hecho de que sean las 10 de la mañana de un asfixiante sábado de verano, o precisamente por eso, apacigua los ánimos.

Aura Garrido, Roberto Álamo, Quim Gutiérrez y Verónica Echegui.
d. r. Aura Garrido, Roberto Álamo, Quim Gutiérrez y Verónica Echegui.
Verónica Echegui y Quim Guitérrez en 'La niebla y la doncella'.
d. r. Verónica Echegui y Quim Guitérrez en 'La niebla y la doncella'.
Escena de 'La niebla y la doncella'.
d. r. Escena de 'La niebla y la doncella'.
Aura Garrido en 'La niebla y la doncella'.
d. r. Aura Garrido en 'La niebla y la doncella'.
Verónica Echegui y Quim Gutiérrez en 'La niebla y la doncella'.
d. r. Verónica Echegui y Quim Gutiérrez en 'La niebla y la doncella'.

Entre el trabajo y el placer

Aura, Marian y Verónica siguen unas agendas tan milimétricamente organizadas, entre cursos, rodajes, ensayos y vacaciones, que han tenido que conjurarse los astros para promocionar al unísono 'La niebla y la doncella' (estreno, 1 de septiembre) la ópera prima del director canario Andrés M. Koopel, basada en la novela homónima de Lorenzo Silva. Es la primera vez que trabajan juntas pero por cómo se saludan y se ponen al día no hay duda de que el rodaje de este thriller en La Gomera, en el que paradójicamente interpretan a tres mujeres que no son precisamente amigas, les ha dado mucho juego.

Aura Garrido cuenta que acaba de llegar de Estados Unidos, donde ha combinado el placer con el trabajo asistiendo a un curso de interpretación con John Strasberg, hijo de Lee Strasberg, fundador del mítico Actor´s Studio. "Su método es muy especial pero a mí me gusta mucho porque conoces actores de todos los sitios y estás en contacto con otras culturas y otras creatividades -explica-. Cada uno tiene su propio camino, pero yo soy una obsesa de la formación. Disfruto mucho y necesito trabajar con mis limitaciones para intentar mejorar y no estancarme".

Por el contrario, Marian Álvarez y Verónica Echegui están a punto de cerrar las maletas. Marian no ve el momento de llegar a Cádiz con su pareja, el actor Andrés Gertrudix y su hija Estela, de 18 meses, tras una año que califica como "especialmente intenso". Y Verónica comienza en Londres el rodaje de Trust, una serie de televisión dirigida por Danny Boyle (Smuldog Millionaire), que narra el secuestro de John Paul Getty III y en la que ella da vida a una amante del patriarca, interpretado por Donald Sutherland. "Él tiene 82 años y tenemos escenas subiditas -afirma mientras hace una divertida mueca-, pero ya he ensayado con él y es tan encantador que todo sale con naturalidad".

Han pasado 11 años desde que Echegui (34) irrumpió como un vendaval en el cine con 'Yo soy la Juani' pero todavía queda mucho de esa energía desbordante en Verónica. Imposible olvidar a esa entrañable choni que parecía una extensión de la propia actriz, pero solo era producto de su talento. Incluso el director, Bigas Luna, se tragó el anzuelo.

"Hace tiempo que, al interpretar, me limito a confiar en mi instinto"

verónica echegui

"Él quería que el personaje fuera como en la vida real y yo fui muy astuta porque no le dije que había crecido en una zona más acomodada. Recuerdo que un día me llamó y me dijo que estaba en Madrid con el productor y querían conocer mi barrio. Yo había estudiado en varios institutos, uno era un poco como el Bronx, y les llevé allí. ¡Menos mal que era verano y estaba cerrado! -cuenta-. La Juani era un personaje inmenso y la peli, cuando la ves pasado el tiempo, te das cuenta de que tiene muchos valores. Mucha gente joven se identificó con ella y todavía hoy me cuentan cómo les marcó. Yo entonces no era tan consciente, o prefería no serlo, para que no me superara la situación".

Actriz sin fronteras

Antes ya había "engañado" a su madre, que no aceptaba la vocación de la niña, haciendo cursos de interpretación a escondidas con el dinero que ganaba como paseadora de perros, gogó o camarera. "Creo que ella tenía miedo de que no me saliera bien y sufriera, pero supongo que gracias a eso saqué la luchadora que llevaba dentro", afirma. Después llegaron infinidad de películas en las que ha tocado todos los palos y varias producciones internacionales -como la serie Fortitude o la película italiana 'Déjate llevar', junto a Toni Servillo-, pero Verónica prefiere observar su carrera con humildad.

"No le doy demasiada importancia porque todo es muy relativo y las cosas las disfrutas mientras las haces. Al principio, quería interpretar personajes muy distintos, buscar nuevas experiencias pero hace tiempo que me limito a confiar en mi instinto y hago lo que me dicta el corazón, Me sigo equivocando pero ahora me conozco mejor y tengo más experiencia. Yo trabajo en España y me considero muy afortunada pero cuando me llaman de fuera para hacer cosas interesantes voy volando", reconoce.

Verónica Echegui lleva vestido y zapatos de Dior y pendientes de Pandora.
Verónica Echegui lleva vestido y zapatos de Dior y pendientes de Pandora.

Suerte, amor y premios

Las tres repiten constantemente a lo largo de la entrevista que han tenido mucha suerte. Y no les falta razón. Porque estamos ante algunas de las actrices más reconocidas de los últimos tiempos. La prueba de ello es que, entre las tres, suman siete nominaciones a los premios Goya. Pero solo Marian Álvarez, de 39 años, lo tiene en el salón de su casa por 'La herida', película por la que también ganó la Concha de Plata en San Sebastián.

"Todo el mundo decía que el Goya estaba cantado, pero yo estaba aterrorizada. A ver si iba a pasar a la historia como esa que perdió el Goya cuando nunca fue mío -dice-. Los premios están muy bien pero para mí triunfar es poder vivir de esto. Y aunque yo siempre lo he hecho, y bastante bien, es verdad que me faltaba un gran papel pero soy muy cabezona y nunca tiré la toalla".

Marian quizá sea una de las intérpretes con menos películas pero más galardones conseguidos, gracias a personajes complejos y desgarradores. "Estoy encantada de explorar otros mundos que no tienen nada que ver conmigo, yo no soy así. De hecho, empecé trabajando en 'Siete vidas', pero un buen día cambió la cosa. Y cuando los jefes me conocen suelen decirme: "Tú tienes una comedia"; ¡Pues que llegue ya!", afirma riéndose.

Marian, que dejó los estudios de Económicas por su hobby, la interpretación -"La vida ha decidido por mí; si hubiera escogido otra carrera que no me aburriera tanto tal vez hoy no sería actriz", admite-, conoció a su pareja, Andrés Gertrudix, hace 13 años en un rodaje y desde entonces han trabajado en varios títulos juntos. El último, 'Morir', a las órdenes de Fernando Franco, que ya la dirigió en La herida. En la película, que se presentará en el Festival de San Sebastián, dan vida a una pareja que lucha ante la enfermedad.

"Mi pareja y yo no somos nada intensos. Ahora, con una hija, tocas tierra quieras o no"

marian álvarez

"Es duro emocionalmente porque vives situaciones que no te gustaría sufrirlas en la vida real, pero también es muy bonito. Afortunadamente Andrés y yo no somos nada intensos y cuando dicen "corten" pasamos a otra cosa. Y ahora con nuestra hija, tocas tierra quieras o no. A veces, entre toma y toma comentamos: "Oye, ¿le has recordado a tu padre que tiene que recoger a la niña?" o "hay que comprar pañales" -cuenta-. Ser los dos actores facilita las cosas, porque conoces de qué va este mundo y sabes que puede ser muy absorbente. Por contra, tienes que aprender a lidiar con la inestabilidad. A mí me ha influido mucho a la hora de decidir tener un hijo. Además, ves que te acercas a los 40, que cada vez hay menos personajes para mujeres de esa edad y te lo cuestionas".

Marian Álvarez con vestido de Intropia, sandalias de Acosta, pendientes de Tous y anillos de Pandora.
Marian Álvarez con vestido de Intropia, sandalias de Acosta, pendientes de Tous y anillos de Pandora.

Verónica Echegui también ha compartido muchos rodajes con su pareja, Álex García, y para ella son todo ventajas. "Estar en un mismo proyecto, animarnos mutuamente y verlo luego juntos une mucho. Además, trabajamos de forma parecida y nos entendemos sin hablar. ¿Rivalidad? ¡Qué va! Hemos tenido épocas en las que uno curra mucho y el otro no, y somos de los que decimos: "¡Qué bien, así te vienes conmigo!". O aprovechamos para disfrutar de eso para lo que normalmente no hay tiempo. No somos especialmente ansiosos con el trabajo, hay muchas cosas en nuestra vida que nos llenan. También soy feliz cuando no trabajo". Viven juntos en la sierra de Madrid, donde leen, pasean y ven "los atardeceres sin edificios enfrente". "Tenemos un huerto y gallinas. Es increíble, porque echas semillas y crecen prácticamente solas", cuenta.

Heroínas cotidianas

Si algo no le sobra a Aura Garrido es tiempo libre. "Apenas tengo vida social", afirma. A sus 28 años, lleva siete sin parar de trabajar en cine y televisión. Hija de un músico y una pintora, siempre tuvo clara su vocación artística. Y, aunque de niña apuntaba para pianista, "la cosa se torció" y se decantó por la interpretación. "Cuando dije en casa que quería intentar ser actriz les encantó la idea y eso es un lujo. He visto desde que nací que las profesiones artísticas exigen mucha disciplina, mucho trabajo y son muy inestables", reconoce.

Discreta y muy tímida -"La parte de exposición que tiene este trabajo me genera estrés, soy más de mi casa con mis gatos", dice-, también se reconoce como "guerrera y feminista" y aflora su lado más reivindicativo cuando habla de 'El ministerio del tiempo', la serie que cuenta con legión de incondicionales y que acaba de abandonar temporalmente.

"La exposición del trabajo me genera estrés. Soy más de mi casa, con mis gatos".

aura garrido

"He tenido mucha suerte. Me encanta interpretar a alguien como Amelia, un personaje femenino fuerte que es la jefa de la patrulla por méritos propios y no por su aspecto o por de quién se enamora. Aunque también hay que reivindicar a las heroínas cotidianas, porque son igualmente importantes", afirma. Un éxito que también le ha obligado a aceptar, a su manera, la popularidad. "Como en la serie voy caracterizada, no suelo llamar la atención por la calle. Pero muchas veces, cuando me miran y me preguntan de qué me conocen, les digo: "No sé, imagino que del barrio". Me da mucha vergüenza", admite. Una sensación que desaparece cuando se sienta frente a la cámara. Al fin, el fotógrafo puede empezar a disparar.

Aura garrido lleva vestido de Teresa Helbig y chocker de Swarovski.
Aura garrido lleva vestido de Teresa Helbig y chocker de Swarovski.

Nada es lo que parece

Aura Garrido es Chamorro, la concienzuda cabo de la Guardia Civil que hace pareja con el sargento Bevillacqua (Quim Gutiérrez). Verónica Echegui es una promiscua agente que tiene muchas cosas que ocultar. Y Marian Álvarez es la esposa de otro miembro del cuerpo, aparentemente entregada a la familia, pero que sabe mucho más de lo que aparenta.

Ellas forman parte del reparto de 'La niebla y la doncella', la primera película dirigida por Andrés M. Koopel, basada en la novela de Lorenzo Silva, en la que se trata de esclarecer el asesinato de un joven que se cerró hace años sin resolver. "Me encantan los thrillers, cuando están bien construidos es de lo mejor que hay", afirma Verónica. "Y este lo tiene todo: personajes turbios, poder, mentiras...", apunta Marian.


Horóscopo