mujerHoy

vivir

Si tienes un mal día, no mires tu Instagram

Instagram es la peor red social para mantener en buen estado la salud mental y la sensación de bienestar

Dos amigas tomándose una foto.
Dos amigas tomándose una foto. adobe stock

Instagram, la plataforma social más visual de todas es realmente paradójica, por un lado cuando se consiguen likes ayuda a reafirmar la autoestima y la capacidad de expresión, por otro, su uso se asocia con altos niveles de ansiedad, depresión, acoso escolar y la sensación FOMO (miedo a estarme perdiendo algo) tan popular entre los adolescentes. En una encuesta realizada a más de mil personas en Reino Unido se analizaron cinco redes sociales y YouTube fue la que recibió una mayor puntuación, rerelacionada con la capacidad de proporcionar bienestar. Twitter fue la segunda, seguida por Facebook y Snapchat. Instagram ocupó el último puesto.

Se encontraron grandes beneficios asociados al uso de las redes sociales. Casi todos los sitios recibieron una alta puntuación por su capacidad de reforzar la identidad, y la capacidad de expresión, construir comunidades y dar apoyo emocional. En el caso de YouTube se destacó su capacidad para difundir información de calidad a través de tutoriales. Las críticas a las redes sociales venían por su capacidad para acabar con la calidad del sueño, para servir de plataforma al acoso, para crear problemas de imagen corporal y especialmente para exacerbar los sentimientos de FOMO.

Estudios previos ya habían sugerido que los jóvenes que pasaban más de dos horas diarias en las redes sociales sufrían más estrés psicológico. “Ver a los amigos constantemente de fiesta, de vacaciones, en viajes maravillosos y en cenas a las que se olvidaron de invitarte hace crecer el sentimiento de que llevamos una vida mucho más miserable que la de nuestros amigos. Este sentimiento promueve una actitud de comparar y desesperarse”, dice el estudio.

Los post en las redes sociales crean expectativas poco realistas y crean sentimientos de baja autoestima y de ser inapropiado. Esto ocurre con especial virulencia en Instagram al que se le acusa además de crear en las chicas insatisfacción con su cuerpo e imagen, y de proveer de filtros varios para conseguir ese look perfecto.

Otra investigación ha señalado que mientras más usa Instagram un adulto, más alto será su riesgo de desarrollar ansiedad o depresión. Para reducir el peligro de las redes sociales se piden a las compañías tecnológicas creadoras de estas plataformas que hagan algunos cambios, entre ellos introducir una notificación de “uso exagerado” en las apps para advertir al usuario de las horas que lleva conectado. También recomiendan a las compañías que señalen las fotos que están digitalmente manipuladas para que sean identificadas por los usuarios y no intenten compararse con una imagen que ha sido previamente retocada.


Horóscopo