mujerHoy

vivir

Discusiones de pareja en vacaciones: técnicas para que sean constructivas

Ante todo, mucha calma. El objetivo fundamental de las vacaciones ha de ser disfrutar y no intentar resolver de un plumazo los conflictos enquistados.

Una pareja, disfrutando de las vacaciones.
Una pareja, disfrutando de las vacaciones. ADOBE STOCK

Pensamos en las vacaciones como en ese periodo idílico en el que, por arte de magia, desconectamos de los problemas y las obligaciones. Queremos pasarlo bien y que se conviertan en los mejores días del año. Sin embargo, tal como indica la psicóloga Mila Cahúe en su libro 'Amor del Bueno', los cambios en las rutinas a veces hacen que afloren ciertas tensiones que no se han resuelto en los meses previos y que pondrán a prueba la capacidad de diálogo de la pareja.

Si habéis detectado que existen puntos débiles que os pudieran estar afectando, quizá sea el momento de reajustarse y salir reforzados para tener una relación más profunda y cómplice.

Para evitar que las vacaciones sean un periodo de hostilidad y reproches, y seáis capaces de convertirlas en un momento de armonía y bienestar, debéis tener en cuenta los siguientes puntos:

1. Planificar ahorra problemas. Las vacaciones comienzan mucho antes de llegar al destino de descanso. "Es necesario decidir con antelación donde vamos a pasar ese periodo. Para que la pareja funcione es importante el lema 'Yo gano, tú ganas'. Por tanto, si uno de los miembros odia la playa, obligarle a pasar 15 días allí será un motivo de roce diario", argumentan Raquel Fernández y Noelia Luna, psicólogas del centro Ishtar. Y no sólo eso, pues en opinión de Marina Díaz, colaboradora de Diván Psicólogos, es importante recordar que los viajes son fuentes de estrés, que hay que intentar minimizar. "Ve con tiempo al aeropuerto, vigila tus pertenencias y planifica, sobre todo si a tu pareja le pone de los nervios improvisar. El dinero suele ser otra fuente de conflictos: si pactáis un presupuesto de antemano, os ahorraréis recriminaciones más adelante. Y antes de empezar una discusión, pregúntate: ¿estoy enfadada o estresada?", aconseja.

2. Nada de reproches.. Si hay problemas, la psicóloga Mila Cahúe aconseja que no vayáis con la expectativa de que se solucionarán solos. "O bien se aborda algún tipo de solución antes de salir de vacaciones, o bien se decide qué actitud no hostil tomar si aparecen. Las vacaciones no son el momento de buscar culpables y, mucho menos, de convertirlas en un ring de boxeo", explica. Una opinión que comparten las expertas del centro Ishtar, pues insisten en que, si sabemos que hay un problema de base o falta de comunicación, no debemos esperar a ese momento para solucionarlo sino tomar cartas en el asunto mucho antes. "Esas discusiones que han quedado sin resolver y que han quedado ocultas debido al día a día y a la jornada laboral pueden aflorar ahora ante un problema menor", explican las psicólogas.

3. Respeta los espacios personales. Si hay actividades en las que no se coincide, (uno las quiere hacer, pero al otro le resultan aburridas) habrá que hablar sobre lo que quiere hacer cada uno, cuáles van a practicarse por separado, cuáles de forma conjunta, y cuánto tiempo se va a dedicar a cada una de ellas para después analizar cómo integrarlo en un horario compatible y satisfactorio para ambos. "El reparto tiene que ser equilibrado, porque ambos cónyuges han de sentir que están de vacaciones. Es reconfortante tener la sensación -recíproca- de que la pareja respeta los espacios del otro. Así, las discrepancias también formarán parte constructiva de los acuerdos y de la vida de pareja", apunta Mila Cahúe.

No es necesario que estéis 'pegados como lapas', es importante que reservéis espacios a solas"

MARINA DÍAZDiván Psicólogos

Para Marina Díaz es fundamental reservar espacios para cada uno. "Hay un cuento sobre un rey que no quería que su hija se casara con un plebeyo, y su solución fue encadenarlos el uno al otro. Al cabo de poco tiempo, ya no se soportaban. No cometas el mismo error: vacaciones no quiere decir "pegados como lapas", y si uno de los dos o ambos disfrutáis normalmente de tener vuestro espacio, reservad tiempo a solas durante estas fechas", argumenta.

4. Evita que la familia sea la fuente de los conflictos.Si tenéis hijos, es fundamental repartir las responsabilidades (duchas, baños, desayunos, compra, tareas del hogar, cuidado durante la siesta -si ellos nos e duermen-...). En cuanto a la familia política, será importante, tal como aconseja Mila Cahúe determinar cuánto y cuándo se les visita o se les recibe. "Es una cuestión delicada en la que alguno de los dos podría sentirse herido. Ambos tienen que cumplir con lo pactado. Los acuerdos pueden basarse en la duración de las visitas (con hora de entrada y de salida) o en el modo de hacerlas (individualmente o en conjunto). Habrá que proponer alternativas hasta que se encuentre un punto de acuerdo. Lo más saludable que cada grupo familiar tenga sus espacios y sus actividades", revela.

5. No descuides los momentos "de pareja". Aprovechad para retomar (o impulsar) vuestra sexualidad, muchas veces abandonada por el cansancio que se arrastra en el día a día. "El sexo actúa como un pegamento para la pareja y siempre es buen momento para probar cosas nuevas", recuerdan Raquel Fernández y Noelia Luna. Una opinión que comparte Mila Cahúe, quien recuerda que las parejas que tienen más contacto físico duran más años y su relación es de mejor calidad. Hacer planes juntos, tener gestos cariñosos, divertirse con risas cómplices (reír y hacer reír al otro) y vivir arranques de pasión tendrán un efecto más que positivo. "Nuestra pareja es nuestra elección, y tiene que sentir que es realmente único y especial para nosotros. Lo más importante: esto ha de producirse bidireccionalmente", aclara.

6. La comunicación: más y mejor. Aprovecha para hablar en pareja de los posibles reajustes necesarios en la relación, pues puede ser la oportunidad de deshacerse de situaciones que no son gratas. "Hablamos de encontrar soluciones, no culpables. Nuestra pareja no debería ser el enemigo. Plantead para cada tema al menos dos o tres alternativas para resolverlo. Esto os ayudará a encontrar la que se ajuste mejor a los deseos de ambos. Con nuevos acuerdos se puede abordar una nueva etapa de pareja con los compromisos y las ilusiones renovadas", propone Mila Cahúe.

7. Y sobre todo, disfrutar. Relajarse, dormir, comer adecuadamente, hacer ejercicio… Sin estrés. "Permanece en el presente, y aprovecha los buenos ratos. No te obsesiones por hacerlo todo. Es normal que quieras aprovechar tus vacaciones, pero la perfección es la mayor enemiga del disfrute y el relax", aconseja Marina Díaz.

Y para lograrlo, no hay que pasar por alto otro consejo que dan Raquel Fernández y Noelia Luna: "¡Olvidaos del móvil y del correo electrónico! Desconectar es desconectar".

Lo más importante en estas fechas es aprovechar para sacar tiempo para redescubrir a nuestra pareja, dedicarle tiempo al otro, y poner cada uno un poco de nuestra parte. El amor, la convivencia, la intimidad se crea día a día. A modo de colofón, cabe recordar lo que señala Mila Cahúe sobre el secreto del éxito en el amor. "Las parejas más felices no son las que menos problemas tienen, sino las que mejor los resuelven".


Horóscopo