mujerHoy

vivir

La vuelta al trabajo... despacito

¿Estás en la recta final de tus vacaciones? Descubre las técnicas para que el final de las vacaciones y la vuelta a la oficina no te borren la sonrisa.

Cuando vuelvas al trabajo, no olvides tu sentido del humor.
Cuando vuelvas al trabajo, no olvides tu sentido del humor. GETTY

Quizá seas una de esas personas que, al regresar al trabajo tras las vacaciones de verano, se encuentre con un atasco monumental de tareas. Si es tu caso, no desesperes. Y sobre todo, no te bloquees ni angusties. La actitud lo es todo, tanto en el ámbito personal como el profesional, aunque a veces nos resulte difícil escapar de la espiral de pesadumbre. La buena noticia es que podemos entrenar nuestra actitud. Con la ayuda de Natàlia Calvet, coach y experta en hábitos saludables, reunimos cuáles son los cambios que te ayudarán a vivir la vuelta a la rutina con entusiasmo y no con hastío.

1. Visualiza tu día en positivo. Al levantarte dedica unos minutos a visualizar tu día de manera positiva. Imáginate haciendo cada una de las actividades que tienes planificadas disfrutándolas. La mente es poderosa y las expectativas tienden a cumplirse, así que es útil focalizar tu energía en imaginar tu día ideal. Y ya por la noche, agradece lo que has vivido. Antes de acostarte, puedes escribir o pensar tres cosas por las que estés agradecida. Con esta práctica conseguirás que la gratitud esté presente en tu vida. Es algo más importante de lo que crees, pues varios estudios científicos muestran que genera beneficios emocionales, mentales y hasta físicos.

2. Disfruta de las pequeñas cosas. Uno de los motivos por los que no nos gusta volver a la rutina es porque vamos tan acelerados que se nos olvida dedicar algo de tiempo a disfrutar. Para resolverlo, puedes dedicar un rato cada día a hacer algo que te guste. Diez minutos ya marcan la diferencia: leer, bailar, hacer manualidades, mirar un buen paisaje... Sea lo que sea aquello con lo que disfrutas, hazlo y hazlo a diario.

3. Alarga el verano. El ocio no se ha terminado con la vuelta a la rutina, pues ahora disfrutar de los días libres más que nunca. No olvides planificar actividades para el fin de semana, ya sea para disfrutar en solitario, con tu pareja, con la familia o con los amigos.

4. Date prioridad. Cuando te cuidas, mejora mucho tu bienestar físico, mental y emocional. Te encuentras mejor y además te sientes muy satisfecho por estar cuidándote. Para ello, es importante que comas de forma saludable y que hagas ejercicio. Para cumplir la primera parte, recuerda incluir en tu dieta muchas verduras, hortalizas y frutas, también proteínas y grasas saludables y cereales integrales, evitando los alimentos procesados. Y para retomar la actividad física, camina a diario, cambia el ascensor por las escaleras y márcate retos con nuevas actividades deportivas que te motiven.

5. Simplifica. Muchas veces por incercia, nos complicamos la vida. Dedica un tiempo a pensar qué tareas de tu día a día no te gusta hacer y te roban más energía y busca maneras creativas para eliminarlas o hacerlas de otra manera. Te resultará útil hacer una lista con todo aquello que tienes pendiente. Ordénalo por prioridades (comprobando si hay fechas tope), calcula el tiempo estimado que podría llevarte cada tarea siendo realista y, si tienes personas a tu cargo o compañeros de departamento, delega en los profesionales adecuados algunas de las actividades que no tengas que realizar tú.

6. Practica el mindfulness. Haz todas tus tareas con atención plena y vive y disfruta cada momento, evitando el 'multitasking'.

Y por último, aunque no menos importante, recuerda ponerle un poco de humor a la vida. Bromea sobre tu vuelta a la rutina y procura hacer actividades que te hagan reir.


Horóscopo