mujerHoy

vivir

Autoestima a prueba de depredadores emocionales

Creer en tus habilidades y recursos para abordar con éxito los retos de la vida es la base de una autoestima fuerte.

Una mujer, sonriendo.
Una mujer, sonriendo. ADOBE STOCK

Todo empieza porque empieces a ver la vida en positivo. No se trata de que escondas los problemas, ni los evites, ni los pospongas, ni tampoco se trata de que veas de forma artificial "la vie en rose", sino de algo tan sencillo (y tan difícila a la vez) como de aplicar a tu vida la parte positiva del lenguaje.

¿Un ejemplo? Cambia tu desmotivación, tu desgana, tu desilusión, tu desazón y tu desidia por tu deseo, tu desafío, tu desacostumbrarte y tu desperezarte. La idea es que identifiques tus debilidades para que hagas de éstas tu fortaleza.

Lo primero que tienes que hacer es, tal como propone la psicóloga Silvia Congost en su libro 'Autoestima automática', tomar conciencia del punto desde el que partes y los cambios que necesitas. Y a partir de ahí, tomar como la base del cambio los siguientes puntos:

  • ¿Te hablas con cariño o eres la peor y más feroz de tus críticos? "Mira que soy torpe, mira que soy inútil, no voy a ser capaz, no voy a gustar a esa persona, no voy a poder con eso, no voy a dar la talla...". El modo en el que te hablas dice mucho de ti y de cómo te sientes. Así, la autora de 'Autoestima automática' invita a hacer un ejercicio, que es preguntarte si dirías esas mismas frases a alguien a quien quisieras mucho: un familiar, una amiga, tu pareja. ¿Verdad que no? Porque si lo hicieras es probable que los estuvieras maltratanto psicológicamente. Pues contigo has de actuar con la misma (o mejor) vara de medir. No te maltrates, quiérete, anímate y motívate.
  • Destaca lo valioso que hay en ti. No necesitas cacarearlo ni gritarlo a los cuatro vientos. Solo necesitas saberlo, sentirlo y ofrecérselo a quien tú consideres que lo merece. Independientemente de la formación, el dinero o las habilidades que tengas, eres valiosa, eres importante y es bueno que lo creas. Así, la experta invita a que refuerces los pensamientos que son opuestos a ese diálogo interior negativo que citábamos antes.
  • Camina hacia tu prosperidad. Una vez que sientas que tu cerebro está entrenado para hablar en positivo y funcionar en el día a día con los mensajes que te hacen sentir bien y te ponen en marcha con una mayor seguridad, es el momento de fijar objetivos. "Pregúntante qué es lo que te gusta, qué es lo que te sale bien, qué es lo que te acerca a donde quieres llegar y camina hacia ello de forma decidida", propne Silvia Congost.
  • ¿Notas algún cambio? Date tiempo para seguir los pasos anteriores. Sin prisa, pero sin pausa y sin tregua. Cambiados los pensamientos negativos y fijados los objetivos, seremos más conscientes de la realidad. Aquí es importante que te mantengas firme en lo que quieres. "Cuanta mayor seguridad sientas, más apostarás por aquello que realmente deseas", explica la autora de 'Autoestima automática'.
  • ¿Y si no sabes lo que quieres? Para estos casos, la psicóloga propone una pregunta mágica: "Si supieras con seguridad que algo va a salir bien, ¿qué te gustaría conseguir?". La respuesta a esta pregunta tiene mucho que ver con tu pasión: lo que te gustaría ser o a lo que te gustaría dedicarte. "Es probable que no sea posible convertir eso en tu modo de vida, tu trabajo o tu meta, pero si lo descubres podrás acercarte a ese terreno. Eso te dará vida y te ayudará a conectar contigo", cuenta Congost. No en vano, la psicóloga explica que muchos bloqueos de la mente tienen que ver con el miedo (a la soledad, al abandono, al fracaso, a decepcionar). El miedo es lo más paralizante del mundo. Si lo vences, conseguirás lo que te propongas.

La autoestima crece si...

- Dejas de compararte con los demás.

- Si consigues aceptarte y quererte tal y como eres.

- Si eres capaz de entrenar tu cerebro para ser feliz.


Horóscopo