mujerHoy

vivir

Los jóvenes y el sexo: Silvia Ortiz

Las enfermedades de transmisión sexual crecen entre los más jóvenes. ¿El motivo? Tienen información, pero han perdido el miedo. ¿Prefieren olvidarse del peligro?

Silvia Ortiz, 21 años, universitaria.
Silvia Ortiz, 21 años, universitaria. juan millás

"Soy del extrarradio y te digo que los chicos no se gastan 24 euros en un paquete de 12 preservativos. Digo los chicos porque las chicas no los lleva encima por la visión machista que aún existe de que si los compran es porque buscan ligar. Entonces, son ellos quienes, teóricamente, se encargan de llevarlos. El problema es que esos 24 euros pueden ser, a lo mejor, todo el dinero que les dan sus padres para pasar el mes. En consecuencia, aunque suelan llevar en la cartera, si la chica no insiste mucho, harán todo lo posible para no ponérselo".

"En mi barrio nadie tiene 24 € para preservativos"

"El discurso es el de siempre: que no lo sienten, que aprieta, que no es igual... Y el riesgo es muy grande, porque, por lo menos donde vivo, los chicos salen por la noche y, de repente, a las tres de la madrugada deciden irse de prostitutas; también celebran cumpleaños en casas de alterne... Todo eso lo ves, lo escuchas o uno te lo cuenta directamente. Pero el riesgo existe, en realidad, con cualquier persona con la que uno se acueste, a menos que sea una pareja estable y esté controlada medicamente. Sin embargo, entre los chicos no veo que surjan remordimientos o vergüenza por no usar el preservativo. Lo toman en plan "ayer mojé sin condón". Para ellos es fiesta".

"Las chicas, por otro lado, sí se sienten avergonzadas de haberlo permitido, y se preocupan ante un posible embarazo. Siempre son las que salen peor paradas. El miedo acaba siendo mayor al embarazo que a una enfermedad de transmisión sexual. Hay que tener en cuenta que no se escucha nada sobre la gonorrea, la clamidia... No hay campañas informativas. Cuando se habla de alguna ETS es del sida, porque lo ves en la televisión, en trabajos de prevención... Y dentro de casa tampoco se habla de sexo. Los padres de la gente de mi edad suelen estar entre los 50 y 60 años y de sexo, claramente, no suelen hablar. A lo mejor, entre hermanos o amigos sí hablamos, pero con los padres no".


Horóscopo