celebrities

El flirteo de María Teresa Campos con Bertín Osborne

La presentadora abrió las puertas de su chalé a 'Mi casa es la tuya', el programa de entrevistas de Telecinco.

María Teresa Campos frente a Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya'.
María Teresa Campos frente a Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya'. twitter.

Desde hace meses María Teresa Campos ha pasado a tener un papel testimonial en Telecinco. Más allá de alguna aparición esporádica o de alguna llamada en directo a su hija Terelu, la presentadora se ha esfumado de la pequeña pantalla desde que quitaran '¡Qué tiempo tan feliz!' de la parrilla y el posterior ictus sufrido.

Por eso, la espectación anoche era máxima. María Teresa, que ya abrió las puertas de su casa para el 'reality' 'Las Campos', dejó que las cámaras del programa de Bertín Osborne camparan a sus anchas por su domicilio.

Más allá de que la Campos volvió a no ahondar en detalles de su vida y que su discurso fue similar al de otras ocasiones -que a su hija Terelu le había perjudicado el apellido, que está muy enamorada de Edmundo, lo mal que lo pasó con la pérdida de su marido...- sí llamó la atención el par de piropos que le lanzó al conductor del espacio. Esos que ya se pudieron ver en el cebo.

Porque María Teresa está felizmente ocupada -"yo a mamá la veo feliz con Edmundo", comentaba Carmen Borrego-, pero no perdió la oportunidad para lanzar el anzuelo un par de veces ante la risa nerviosa incontenible de Bertín.

Primero se esmeró en decirle que, a pesar del paso de los años, estaba muy bien. No contenta con esto, le insinuó que podrían darse un baño en el 'jacuzzi' los dos, que seguro que a la audiencia le encantaba ver su cuerpo serrano -el de él- en bañador.

El ictus y Rocío Carrasco

El ictus me ha enseñando que soy una privilegiada"

Amén de este conato de flirteo, Teresa habló del capítulo reciente más complicado de su vida: el de su ictus el pasado verano. "Me ha enseñado muchas cosas, pero no termino de aprenderlas del todo. Me ha enseñado que hay muchas por las que vivir, que yo tengo muchas cosas por las que vivir, que soy una privilegiada de la vida y que no tengo que tomarme tan a pecho las cosas. Y ahora intento no tomármelas,pero, a veces me sigo cabreando", relataba con seguridad.

También se pronunció sobre el final del programa que ha presentado durante años: "Yo entiendo que se acabara en las circunstancias en las que ese programa había llegado. Disfruté de '¡Qué tiempo tan feliz!' durante la inmensa mayor parte del tiempo, pero lo sufrí al final", se explicó la comunicadora. "No hice lo que tenía que hacer en su momento. Soy muy cobarde".

Y, por supuesto, se mojó al hablar de la qu epara ella es como su terceras hija: Rocío Carrasco. "Espero que la vida termine siendo justa con ella, no he conocido a nadie que haya sufrido más que esta chica", reflexionaba.

El que quisiera conocer los secretos más ocultos de la matriarca de las Campos, se quedó con todas las ganas. Es demasiado veterana y lista como para dejar al descubierto cualquier rendija que ella considere que no debe de ser abierta al público.

Seguro que también te interesa...

Edmundo tras conocer la isquemia de María Teresa Campos: "Me quería morir"

María Teresa Campos es trasladada a planta

María Teresa Campos ingresada por una isquemia cerebral


Horóscopo