celebrities

Dieta posnavideña

Después de los excesos de las navidades llega el momento de recuperar nuestro peso normal.

Diesta posnavideña.
Diesta posnavideña. d.r.

Han pasado las fiestas navideñas y ha llegado el momento de ponerse esa camisa, chaqueta o pantalón que antes de las vacaciones nos quedaba de cine y que hoy descubrimos, con estupor, que no nos sirve. Como todos los años, nos toca esforzarnos para recuperar el peso anterior a los excesos navideños. O, al menos, recuperar la cintura para poder ponernos algo de ropa.

Cuidado con las dietas

Hemos visto, en los últimos tiempos, a muchos famosos que han promocionado o recomendando diferentes dietas –la mayoría, con una dudosa eficacia o beneficio para la salud–. No obstante, para realizar una dieta es fundamental contactar con profesionales.

Lo primero será medir su estatura, el peso y, en ocasiones, el porcentaje de grasa corporal para determinar el estado de obesidad o sobrepeso, según el caso, y establecer los objetivos con la cantidad de kilos que se deben perder y el tiempo aproximado de la dieta. Además, se deberá realizar un seguimiento durante el desarrollo de la misma.

Evaluación

Será necesario evaluar el estado previo, ver si tiene algún trastorno o enfermedad que pueda influir en la dieta o hacerla peligrosa. Hay que tener en cuenta sus circunstancias personales, como enfermedades previas, medicación, intolerancias alimentarias y si ha realizado dietas anteriormente. Le realizarán una analítica y es posible que le soliciten otro tipo de pruebas o valoraciones por otros especialistas.

Existe una evidencia científica de que la dieta equilibrada en nutrientes y baja en calorías es el mejor tratamiento dietético y es el recomendado por los distintos organismos y sociedades científicas en el tratamiento dietético de la obesidad.

Con una reducción entre 500 y 1000 kilocalorías al día de la ingesta media de un adulto normal podemos conseguir una pérdida media de 0,5 a 1 kilo a la semana de manera muy sostenible. En resumen, lo ideal es comer menos, pero de manera equilibrada.

Consejos

¿En qué debe consistir una dieta equilibrada baja en calorías? En este tipo de dietas tendremos que realizar 5 comidas diarias: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. Además, debemos dividir la toma de alimentos entre ellas. Lógicamente, para restringir la toma de calorías tendremos que evitar ciertos alimentos, como, por ejemplo, los que contengan azúcar refinado –pastelería, helados...–.

También restringir la toma de alimento ricos en hidratos de carbono, como el pan, patatas, pasta o arroz y sustituirlos, de manera controlada, por alimentos con hidratos de carbono de absorción lenta, como la fruta.

Fruta y verdura como parte de nuestra dieta.
Fruta y verdura como parte de nuestra dieta.

Es fundamental controlar el tamaño de las cantidades. Por ejemplo, puede utilizarse la palma de la mano para medir las raciones de proteína, carne o pescado, de manera que tengan el mismo tamaño que esta. También nos puede servir para medir las raciones de verdura, pudiendo tomar la cantidad que es capaz de entrar en un plato debajo de la mano con los dedos abiertos.

El consumo de grasa y aceite se debe limitar a tres o cuatro cucharadas de postre diarias y se debe eliminar el consumo de bebidas alcohólicas, que son muy calóricas. Estando a dieta es importante beber abundantes líquidos para poder depurar adecuadamente el cuerpo.

Cuestión de sexo

Cuando hacemos una dieta, los hombres y las mujeres no adelgazan de la misma manera. En igualdad de condiciones, a los primeros les cuesta menos adelgazar. Las calorías que necesitan los hombres son mayores que las de las mujeres y, además, estas últimas, debido a sus hormonas, como por ejemplo las relacionadas con el ciclo menstrual, tienen más dificultad para la regulación de los líquidos corporales, tendiendo, en ocasiones, a la retención de líquidos. No obstante, aunque tarden más tiempo, si perseveran en la dieta, serán capaces de alcanzar el peso deseado.

El objetivo de una dieta no debe ser perder peso, sino más bien alcanzar un peso saludable y normal para la estatura y edad. Esta pérdida de peso ha de ser sostenible en el tiempo, evitando recuperarlo de nuevo.En posteriores artículos hablaremos de cómo realizar el periodo de mantenimiento y cómo incorporar el ejercicio a nuestro día a día.

De esta manera, conseguiremos cambiar nuestro estilo de vida. Debe tener en cuenta que su salud va a depender, en gran medida, de que sea capaz de mantener unas costumbres y unos hábitos alimenticios adecuados.

Seguro que también te interesa...

Transplantes de corazón: Sobral vuelve a latir de nuevo

Empieza 2018 cuidándote

Diabetes: demasiado azúcar en sangre

El mantenimiento, un reto

Con los pies en el suelo


Horóscopo