celebrities

El mantenimiento, un reto

El final de una dieta es quizás la parte más difícil, en la que tendremos que mantener nuestro peso con nuevos y constantes hábitos saludables.

Mantenimiento de la dieta, uno de los retos más complicados.
Mantenimiento de la dieta, uno de los retos más complicados. d.r.

Quien haya realizado una dieta, con el esfuerzo que ello implica, sabe que posiblemente al final de esta es cuando empieza lo más difícil. Una vez alcanzado el peso que nos habíamos planteado como objetivo, lo complicado es mantenerlo, incluso puede ser más que la dieta en sí misma.

Es el temido rebote en el que podemos recuperar los kilos perdidos a una velocidad inimaginable. Recuerdo el caso de una persona que en poco más de una semana recuperó casi 10 kg. No menosprecie la capacidad de su cuerpo de ahorrar energía en forma de grasa y kilogramos de más.Cuando por fin alcanzamos la meta de la dieta que nos pusimos, hay que saber que la tarea no ha terminado y no es posible volver a las costumbres previas de manera abrupta.

Un periodo conocido con el nombre de 'mantenimiento' es algo fundamental. Durante este periodo tendremos dos objetivos fundamentalmente. El primero, terminar de interiorizar las costumbres alimenticias saludables aprendidas durante la dieta e ir introduciendo progresivamente alimentos restringidos durante el periodo inicial y aumentando progresivamente, de manera moderada, las cantidades.

Aprender a comer bien

Cuanto más rápida sea la dieta que hemos realizado, véase el caso de las famosas 'dietas milagro', menos tiempo habremos tenido para interiorizar conductas dietéticas saludables que nos deben acompañar durante toda nuestra vida.

Si hemos realizado una dieta hipocalórica, como la recomendada por la mayoría de sociedades médicas, habremos aprendido la importancia de controlar las cantidades de verduras, proteínas e hidratos de carbono. Hay que limitar los alimentos con grasa y usar alimentos light o '0% grasa'.

También realizaremos 5 comidas diarias y beberemos hasta tres litros de líquido al día, entre otras costumbres saludables. Es curioso que muchas veces conservan mejor el peso aquellas personas a las que la dieta les ha costado más trabajo que aquellas que la hacen con facilidad. Han necesitado más tiempo para perder los kilos sobrantes, pero este tiempo les ha servido a su vez para adoptar las costumbres alimenticias sanas con más fuerza.

¿Cuánto dura?

El periodo de mantenimiento debe durar al menos tres o cuatro meses. Se suele comenzar por aumentar los hidratos de carbono, tomando una tostada en el desayuno, por ejemplo, y aumentando moderadamente las cantidades. En un segundo tiempo se pueden introducir los hidratos en la comida, pasta, arroz, patatas...

Se puede empezar a tomar algún capricho como postre o alguna bebida alcohólica, de manera muy moderada y observando cuidadosamente cómo afecta a nuestro peso. Posteriormente podremos ir introduciendo días en que comamos 'de todo'. En este periodo debemos aprender que cuando un día nos pasemos, debemos moderarnos en posteriores para mantener nuestro peso estable.

Tenga presente que si tiene tendencia a engordar siempre deberá estar 'a dieta' y controlar lo que come de por vida. Le puede servir de consuelo que colectivos como los deportistas profesionales, ciclistas, atletas…, siguen permanentemente una dieta estricta, muchas veces controlada por nutricionistas.

El ejercicio

Algo fundamental es acostumbrarnos a no llevar una vida sedentaria y realizar algo de ejercicio todos los días. Durante el periodo inicial se suelen recomendar ejercicios moderados como caminar 20-30 minutos o realizar una gimnasia moderada todos los días. Esto contribuirá a disminuir la pérdida de masa muscular durante la dieta.

Durante el periodo de mantenimiento podremos aumentar progresivamente esta actividad, ya que aumentaremos el número de calorías ingeridas. Mi entrenador Ramiro Matamoros dice: "Hoy en día, el que no hace deporte está fuera de juego".

No le falta razón. Recuerde que para hacer una dieta y para realizar de manera correcta y sana el periodo de mantenimiento, es recomendable estar en manos de profesionales de la nutrición y de la salud. No todas las personas son iguales y muchas veces es necesario individualizar cada caso.

Muchas veces las terapias de grupo organizadas en centros dietéticos pueden ayudar. Las experiencias y dificultades de los demás nos pueden ayudar a sobrellevar las nuestras propias.

Sobre todo no se desanime, con esfuerzo y con la ayuda necesaria todo se puede conseguir. Como decía el filósofo Arquímedes: "Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo".

Seguro que también te interesa...

Dieta posnavideña

Empieza 2018 cuidándote

Transplantes de corazón: Sobral vuelve a latir de nuevo

Con los pies en el suelo


Horóscopo