mujerHoy

vivir

Los seis trucos para volver a animarte en el gimnasio, ahora que estás apunto de dejarlo

Siempre tenemos excusas perfectas para no ir al gym. Por eso te trae

Animarse en el gimnasio
Animarse en el gimnasio GTRES

Los trucos provienen del libro Fitter Faster, una de las biblias de los gimnasios en Estados Unidos, y sobre todo de los que se empeñan en cumplir sus resoluciones de año nuevo más allá del 1 de febrero. Veamos:

Busca la gratificación inmediata

Ser consciente de lo importante que es a largo y mediano plazo la práctica de ejercicio físico no es suficiente motivación para mantenerte en el gimnasio cada día. En lugar de motivarse con cosas abstractas aunque reales como la salud a largo plazo, los expertos recomiendan buscar una recompensa más inmediata y concreta. Según un estudio con mujeres de mediana edad las personas que se plantean objetivos genéricos como “vivir más” y “ser más saludable” entrenan menos que aquellas que tienen mentas más concretas para aumentar su calidad de vida, como tener más energía o menos estrés. La clave está en identificar un beneficio a corto plazo, como dormir mejor, estar de mejor humor o disminuir los dolores de espalda, por ejemplo. Y una vez que lo identifiques no perderlo de vista especialmente esos días en que te da más pereza aparecer por el gimnasio.

Márcate metas específicas

Específicas y medibles. Esos objetivos te mantendrán motivada a seguir y a conseguir cada vez un poco más. En lugar de un deseo vago: “voy a caminar cada vez un poco más”, debes plantearte objetivos más precisos: “Voy a caminar dos veces a la semana durante dos meses a partir de ahora”.

Haz una agenda y coloca la actividad física en un lugar prioritario

Eso quiere decir que debes buscar el momento para hacer ejercicio, aun cuando tu vida sea muy ocupada. Quizás significa ir con la bolsa del gimnasio a la oficina algunos días a la semana. Piensa en el gimnasio como una cita importante. Eso sí, intenta ponerte metas realistas, si no te gusta madrugar no te plantees ir al gimnasio a las siete de la mañana. Tampoco te matricules en un gimnasio muy alejado de tu casa.

Acorta los entrenamientos

La falta de tiempo es una de las grandes excusas para dejar de entrenar. Sin embargo hay un cuerpo teórico cada vez más extenso que sugiere que los entrenamientos de alta intensidad por intervalos , los llamados HIIT, pueden reducir la cantidad de tiempo que pasas en el gym con unos resultados muy buenos y beneficios idénticos a cuando pasas una hora entrenando con una rutina de cardio moderada a intensa. La HIIT supone ejercitar a muy alta intensidad por 30 segundos, luego reducir la intensidad y volver a buscar otro pico de intensidad, en lugar de entrenar a la misma intensidad durante 30 minutos. Varios ejercicios, desde andar hasta la bici pueden adaptarse a esa fórmula.

Busca un modo de no aburrirte

Aunque diversión no es la primera palabra que te viene a la cabeza cuando vas al gym se trata de encontrarle el lado divertido al entrenamiento, ya sea por la actividad en sí misma o porque te encuentras con gente divertida. Mientras más rápido consigas hacer del gimnasio un sitio apetecible menos probable será que lo abandones. Incluso muchas apps de entrenamiento están usando estrategias de juegos de roles, como cazar zombies o escapar de una virtual Alcatraz para mantener a sus usuarios enganchados a la actividad física.

Busca un compañero de gimnasio

Entrenar con un amigo no solo hace el ejercicio más apetecible sino que aumenta exponencialmente las posibilidades de que aparezcas por el gimnasio. Es crucial que elijas a ese amigo. Procura que esté en mejor forma que tu y que esté ya habituado al gimnasio, se trata de que él te anime no de que te convenza para no ir al gym.


Horóscopo