mujerHoy

celebrities

Así pensaba Campanario de la prensa y de Belén Esteban antes de enfermar

Rescatamos una entrevista de la mujer de Jesulín de Ubrique, de 2015, para que el lector compare con la actitud actual.

María José Campanario durante el evento de 2015 al que hacemos referencia.
María José Campanario durante el evento de 2015 al que hacemos referencia. agencias.

María José Campanario (39) lleva unos meses convulsos. Los motivos de sus quebraderos de cabeza, amén de su salud, son Belén Esteban y el relato de la llamada que le realizó estando interna en la clínica El Seranil, y su peculiar relación con la prensa. Hoy, pasado el tiempo, tiramos de archivo y recuperamos parte de una entrevista concedida en un evento publicitario, en 2015, cuando la Esteban estaba en un mal momento tras su paso por 'Gran Hermano'.

A través de sus palabras, podemos ver qué y cómo pensaba entonces de ella y de su relación con los medios. Esos a los que, hoy, amenaza con demandar.

Corazón Belén Esteban, con su comportamiento en Gran hermano, se ha convertido en uno de los personajes más rechazados del panorama. La venganza es un plato que se sirve frío. ¿Se alegró?

María José Campanario Teniendo en cuenta que yo tengo mi vida muy marcada y dirigida hacia un solo sitio, te digo que, sinceramente, no es una cosa que me interese mucho. Yo no voy a decir que la venganza es un plato que se sirve frío, porque yo no tengo que vengarme de nadie. Jamás he sido una persona rencorosa y no lo voy a ser ahora, a mis casi 37 años. Vivo mi vida y lo hago con mucha calma y tranquilidad. Los que me conocéis sabéis cómo soy.

C. Fue la mala de la película durante muchos años, pero el papel parece haber cambiado. ¿Se quita un peso de encima?

M.J.C. Sigo siendo la misma persona de hace 13 años. Es verdad que se me ha castigado mucho y muy fuerte, pero he conseguido aguantarlo. Voy a seguir con lo que venga, siendo como soy, para lo bueno y lo malo, con mis defectos y virtudes.

C. ¿Qué le diría a Belén para que aguante las críticas al acabar el programa?

M.J.C. Ella es muy fuerte.

C. ¿Qué le parece que haya dicho que cuando salga de la casa quiere hablar con Jesulín?

M.J.C. Estupendo. Maravilloso.

C. Si esto se produce, ¿las puertas de su casa están abiertas?

M.J.C. Siempre lo han estado.

C. ¿Usted les recomendaría que se reunieran?

M.J.C. Yo respetaré a mi marido. Lo que yo piense no significa cómo vaya a ser. Si yo hubiera dicho, en estos 13 años, lo que me parecía en cada momento y lo que no se hacía bien... Pero siempre me he mantenido al margen. Él es suficientemente autónomo como para no pedirme opinión. Si mi marido recibiera una llamada, la contestaría directamente.

C. Pero usted se ha mostrado muy crítica con Jesulín, porque no veía a su hija Andrea.

M.J.C. Lo he dicho siempre: no me gustaría que el padre de mis hijos no viera a mis hijos. Lo que sí te digo es que, en ese aspecto, cada uno tenemos nuestra opinión y nos respetamos.

C. Belén, su marido y  usted  forman un triángulo de oro. ¿Se siente superviviente de esta historia?

M.J.C. ¿En serio sigues viendo un triángulo de oro? ¿Después de 14 años? ¡13 casados y 14 años juntos! Nunca he visto un triángulo. Nuestra historia ha sido la telenovela del pueblo. Es así. Son de estas sagas que dan juego, que funcionan y que se necesitan un bueno, un malo, la guapa, el feo... Creo que esto no va a acabar mientras haya programas.

C. Antes ha hecho una defensa  de Andrea e, incluso, ha dicho que para usted es como una hija...

M.J.C. De eso prefiero no hablar.

C. ¿Cómo considera que ha sido su relación con la prensa?

M.J.C. Siempre ha sido muy buena. Lo que sucede es que, de la prensa que me ha rodeado, ha habido dos o tres personas que me han hecho mucho daño cuando yo he confiado en ellas.

C. El problema no era solo de la prensa que estaba encima, sino de gente de su entorno que ha cobrado en platós por hablar.

M.J.C. Yo empecé con Jesús hace 14 años. Nunca había vendido una exclusiva, era simplemente su novia y yo tenía cámaras dentro del hospital. Esto de que se respeta a la gente que no habla es mentira. Soy la persona a la que más grabaciones con cámara oculta se le ha hecho.

C. Hubo un momento en el que llegó a decir que Belén Esteban era una cruz. Ahora, su tono es otro. ¿A qué se debe?

M.J.C. Ahora  estoy más relajada y pienso de otra manera diferente. Me gustaría poder llegar a tener una mejor relación con ella.

Seguro que también te interesa...

El aislamiento de María José Campanario

María José Campanario ingresa en un hospital

Jesulín y Campanario: peleas sí, crisis no


Horóscopo