celebrities

Dame amor... otra vez: famosos que se dieron una segunda oportunidad

¿El amor siempre merece otra oportunidad? Selena Gómez y Justin Bieber sí lo creen. Beyoncé también. Hay precedentes para confiar en un final feliz.

Shelena Gómez y Justin Bieber.
Shelena Gómez y Justin Bieber. twitter

La ensoñación romántica solo tiene coartada si se da por cierto que el verdadero amor nunca se extingue. Al menos, es un argumento que justifica el empeño de algunas parejas por prolongar relaciones que parecían no dar más de sí.

"Tengo 25 años, no 18 ni 20. Aprecio a las personas que realmente han tenido importancia en mi vida. Quizás, antes estaba forzando algo que no funcionaba, pero eso no significa que una se engañe cuando quiere a otra persona". Selena Gomez explica así, en el último número de la revista Billboard el enésimo intento de retomar su inestable idilio con Justin Bieber, involucrados ambos desde hace tres años en un tiovivo emocional en el que la pasión de los reencuentros se volvía desdén en las sucesivas rupturas, supuestamente reafirmadas con terceras relaciones fallidas.

Ahora, también acabamos de saber que Beyoncé tiene fe en las segundas oportunidades, lo que no deja de ser un último recurso para no ver cómo se desmoronan sus 15 años de vida en común junto al padre de sus tres hijos, el rapero Jay Z, adúltero confeso y arrepentido.

Beyoncé y su marido el rapero Jay Z.
Beyoncé y su marido el rapero Jay Z.

En una reciente entrevista con el periódico The New York Times, el músico admitía que su matrimonio había sobrevivido a duras penas a su aventura extramarital gracias al apoyo de un psicólogo y escribiendo canciones junto a su mujer como terapia emocional con la que restañar heridas profundas.

Beyoncé tiene motivos para creer. Jillian Fink presentó en 2015 una demanda de divorcio para finalizar su relación con Patrick Dempsey, también después de 15 años y con tres hijos en común. Las diferencias irreconciliables que adujo tenían el nombre y el apellido de una compañera que trabajaba en la productora del actor de Anatomía de Grey. Pero él se negó a renunciar a la mujer de su vida e inició un lago proceso de contrición que le llevó a dejar la serie y a replantear sus prioridades.

A finales de 2016, Jillian retiró la demanda de divorcio y hoy parecen la evidencia más feliz de que, si algo no te destruye, te hace más fuerte. Sin embargo, también es cierto que los esfuerzos inútiles conducen a la melancolía.

Jennifer Lopez lo entendió así después de perdonar al bailarín Casper Smart el haber tenido una aventura online con un transexual. Pocos meses después comprobó que la infidelidad, más que un falta puntual, era en él un patrón de conducta. Lopez confía en no repetir esa mala experiencia con el exjugador de beisbol Alex Rodríguez, su actual pareja.

Jennifer López junto al bailarín Casper Smart.
Jennifer López junto al bailarín Casper Smart.

Dos intentos... y a por otro

Katy Perry cometió el mismo error con el músico John Mayer, que se ha forjado una reputación de mujeriego irredento. La cantante solo pudo romper ese vínculo con un nuevo amor, el de Orlando Bloom, también con final amargo. Eso sí, según insisten los medios americanos, la amistad que ahora comparten quizá esconda algo más. Si fuera así y el fuego volviera a prender, Katy Perry podría considerarse una osada reincidente.

Katy Perry junto almúsico John Mayer.
Katy Perry junto almúsico John Mayer.

Pero, ¿acaso el amor no supone siempre correr riesgos? Esa es la convicción de Cayetano Rivera y Eva González. Amigos de su entorno sostenían que sus caracteres eran incompatibles, como pareció demostrar una bronca en plena calle aireda por la prensa, preludio de una separación que duró nueve meses.

El radiante embarazo de Eva hoy deja aquel episodio en un recuerdo borroso. Es fácil hacer un paralelismo entre su historia y la de los actores Alicia Vikander y Michael Fassbender, que en octubre celebraron una discreta boda en Ibiza. El alejamiento que sufrieron, dicen que por el fuerte carácter de la actriz sueca, les sirvió para darse cuenta de que no son capaces de vivir separados.

La misma conclusión a la que llegaron Miley Cyrus y Liam Hemsworth después de tres años buscando en otras personas un amor parecido al que habían compartido. Finalmente, ella comprendió que Liam significaba mucho más que su búsqueda desesperada del éxito musical, lo que provocó su separación en 2013. Esa reflexión supuso terminar con el personaje provocador que había creado y con la vida nocturna en la que habitaba por aquel entonces. El cambio, admite satisfecha, le ha merecido la pena.

Miley Cyrius y Liam Hemsworth.
Miley Cyrius y Liam Hemsworth.

Un matrimonio precavido

No hay duda de que, a menudo, la fama se convierte en esa compañera de piso molesta que pone en fuga a los ligues. La notoriedad y el desgaste de sus compromisos profesionales hicieron que Jessica Biel y Justin Timberlake se concedieran una larga pausa que, contra todo pronóstico, terminó en boda.

Según la prensa de Estados Unidos, antes firmaron un acuerdo matrimonial que valoraba en 500.000 dólares la compensación por una posible infidelidad. Y es que, las segundas oportunidades pueden ser maravillosas, pero te vuelven más escéptico.

Seguro que también te interesa...

Selena Gomez reabre su cuenta de Instagram tras un día de 'aislamiento'

Selena Gomez habla sobre su relación con Justin Bieber (y la ruptura con The Weeknd)

Jennifer Lopez, la diva que no se arrepiente de nada

La infidelidad que Beyoncé perdonó a Jay-Z


Horóscopo